Consiste en una exfoliación mecánica de la capa superficial de la piel a través de aparatología con puntas de diamante, conectadas a una máquina que ejerce succión sobre la piel, provocando un eritema controlado que favorece la nutrición y oxigenación celular, y por lo tanto acelera el proceso de renovación celular.

Este tratamiento brinda una apariencia homogénea de la piel, otorgándole mayor suavidad y luminosidad. Puede mejorar el aspecto de cicatrices superficiales, arrugas superficiales y estrías.

• Evaluación de la piel
• Limpieza
• Abrasivo mecánico
• Máscara descongestiva
• Hidratación
• Protección solar
• Asesoría de cuidados posteriores

Duración de la sesión: 45 minutos